Das Mares, una puta obra maestra

No sé en qué momento he incorporado la expresión “puta obra maestra” a mi léxico, tampoco cuándo decidí incluir palabras malsonantes en el lenguaje escrito. No sé si es una traducción del “fucking masterpiece” o si es una expresión con recorrido en nuestra lengua.
Sí sé que me parece una expresión ridícula y al tiempo que me sale con espontaneidad, esa contradicción me desconcierta, ¿debería esforzarme en desterrarla?

Pero esto era una entrada sobre arquitectura, no sobre gramática, en concreto sobre Das Mares, la piscina municipal de Leça da Palmeira, junto (¿en?) Oporto, proyecto de Álvaro Siza.

yo no he llorado en el Panteón ni sufro del síndrome de Stendhal, pero en Das mares sí me emocioné

Soy arquitecto y aunque poco erudito y no ejerzo como tal algo siempre queda, y cuando viajo me gusta visitar obras destacadas de la arquitectura contemporánea, no conozco otra ciudad tan interesante en ese aspecto, con tanta concentración de grandes edificios, como Oporto.
Decía que no soy erudito, tampoco ñoño, yo no he llorado en el Panteón ni sufro del síndrome de Stendhal, pero en Das mares sí me emocioné, disfruté y me emocioné.

En el paseo marítimo de Leça apenas un peto de 50 cm te separa de la inmensidad del océano Atlántico, la piscina no quiere entrometerse en la experiencia, una muesca en el paseo te marca por dónde debes bajar para acceder, Das Mares solo invita a mirar al horizonte.

Los vestuarios son el filtro y el umbral, el magnífico uso de la luz y la oscuridad, del deslumbramiento, de la adaptación de las pupilas a la luz hace que en pocos metros la distancia del paseo se haya convertido sea enorme.

La crudeza y honestidad del uso de materiales en es apabullante. Hormigón, que no es sino roca, madera y cobre.

Nadar en la piscina, ¿había dicho que era de agua salada?, es extraordinariamente agradable. Es difícil de explicar, el sol, el agua salada, el horizonte, la profundidad del vaso …

La “playa”, la zona estancial de la piscina, es la roca original levemente domesticada, así aparecen tantos ámbitos de semiprivacidad que nunca da la típica sensación de masa de la playa o la piscina

Es agradable que se reconozca que un edificio que no es más que una piscina pública se haya convertido en un monumento, no suele ocurrir y se agradece que se reconozca al arquitecto que lo proyectó, pero es contradictorio que a una obra que aspira a pasar desapercibida le hayan plantado dos anuncios visibles a un kilómetro.

La única pega que se le puede poner a esta maravilla es el vallado. Arquitectos del mundo, sabed que si no diseñais un cierre alguien llegará con la malla electrosoldada. Diseñad todo (me dicen que se trata de un atentado reciente)

 Das Mares es una puta obra maestra

——————————————————————–


El thread del que salió este post, el hilo del que salió esta entrada:

———————————————————————–

Quizá, solo quizá, @Pedro_Torrijos exagere en el título, pero nada más. leed esto:
http://www.jotdown.es/2013/07/si-van-a-oporto-y-solo-pueden-ver-una-cosa-visiten-las-piscinas-das-mares-de-alvaro-siza/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s