Tónal2015, la crónica

tonal2015   Es un privilegio para Valladolid contar con el Colectivo Laika, capaces de organizar año tras años dos festivales con carteles tan potentes como alejados de tópicos. Tras disfrutar a lo grande de Véral el pasado junio, decidí que debía comprar el abono de Tónal, sin pensar si podría o no ir en aquella lejana fecha. Afortunadamente sí pude y qué bien me lo pasé.

El viernes comenzó frío, llegué puntual y apenas había tres o cuatro personas que se convirtieron en treinta cuando Biznaga  emprendió su dura labor de romper el hielo, labor que acometieron sin concesiones, soltando rabia con guitarras, baterías a toda velocidad y letras punkarras con sabor ochentero. Tras un descanso para tomar unos minicachis (quizás el único pero del festival) llegaron desde Murcia los, para mí, triunfadores del festival, Perro instalaron su segunda batería como declaración de principios y llenaron la siguiente hora de hit tras hit, cada cual más enérgico, terminando con las pegadizas La Reina de Inglaterra, Marlotina dejando más de una cara anonadada, hoy día que todo está inventado se agradece cualquier sorpresa.perro

Cerraron la jornada del viernes los californianos Crocodiles, con  su noise/punk/garaje/noséetiquetar que no desmereció en absoluto el ambiente de guitarra y pogo que flotaba en la sala blanca del Lava, al fin con una asistencia digna, aunque a algunos nos sorprendiera que no estuviese a reventar.

El sábado era el turno de los grupos de casa y se notaba en el ambiente, a las 21.15, con un público entregado, Frieda’s Still in Love comenzaron a jugar con la máquina de humo, como preludio de las palabras que se repetirían más tarde, la capacidad de crear atmósferas y de hacerte flotar por la sala, de perder la noción del tiempo y del espacio con bajos, guitarras y baterías, incluso quienes consideramos la voz como el único instrumento imprescindible nos vimos dentro de ese ambiente tan especial.

Tras una Gurke, la cerveza del festival, vino quien el aparente cabeza de cartel, Pablo und Destruktion con la banda completa, bajo, batería y violín, cambio de registro con un cantante que tiene su fuerza en las letras  y en la forma de narrar historias, sin desmerecer a una banda que funcionaba como un reloj, presentó su nuevo Vigorexia Emocional intercalando temas de Sangrín para terminar con una poderosa interpretación de Busero Español paseando, casi corriendo entre las primeras filas del público.

Caña, pincho de tortilla y de vuelta a ver a Sculture, los más desconocidos hasta ese momento y ya sé el porqué, imposible conocer su propuesta si no es en directo, dos personas frente a un panel de mandos lleno de cacharrería para hacer a un lado música a partir de fragmentos de sonido y al otro visuales a partir de fragmentos de papel, un brutal collage de música y vídeo absolutamente inesperado que a más de uno dejó atónito.

Y para cerrar el festival otros que jugaban en casa, otra muestra de la “escena local” que con tanta razón reivindicaba hace poco Javier Vielba, Erik Urano & Zar Uno /suelta esa mierda/ nos dieron un recital de ironía y acidez, rimados sobre unas profundas bases, que sitúan Torrelago en la cabecera del hip hop nacional.

urano-zar

Con todo, yo en realidad fui para poder ponerme la pulsera, un tesoro volver a llevar una pulsera festivalera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s