Jonás Fadrique, Cotidiana Zozobra

zozobra: 2. f. Inquietud, aflicción y congoja del ánimo, que no deja sosegar, o por el riesgo que amenaza, o por el mal que ya se padece.zozobra

En la Sala de exposiciones del Calderón, solo hasta el domingo 15 de marzo. Web de Jonás Fadrique

A ver lo de Jonás tienes que ir con tiempo suficiente me advirtió Javier el sábado, y así lo hice, me reservé la última hora de la tarde y entre a una sala donde dos pantallas luminosas blancas encerraban un espacio en el que no estaba seguro de cual era mi sitio, cuando una de ellas comenzaba a proyectar imágenes me acercaba, no mucho, mientras de reojo vigilaba la otra. Zozobra por no querer perderme nada, por no saber si lo estoy haciendo bien.

En la proyección secuencias aparentemente anodinas, rutinarias, el correr del agua o los pasos de un desfile, obligan a pensar en lo cotidiano, en el pasar de los días que a veces te permite disfrutar de una pequeña anomalia, una alteración que todo lo cambia para que todo siga igual.

 Hay algo inquietante cuando se observan con atención los fenómenos cotidianos, zozobra ante lo que pudiera venir. Resignación, cuando lo que sucede es trivial y pasajero, o esperanza, si se desea buscar un horizonte más allá de una forma con pretendido aire pesimista .

 Reservaos 27 minutos e id antes del domingo a la sala de exposiciones del Teatro Calderón.

///——–///


Escribo esto desde la espontaneidad, la ignorancia y la honestidad, lo publicaré y leeré el folleto de la expo o algún artículo. El miedo al ridículo lo perdí, no me importa en exceso si Zozobra es un alegato contra la caza de focas y yo “no lo he entendido”.

///——–///


Sí he hecho a un breve ejercicio de reflexión, ¿escribo esto por impostura?, por hacerme el guay. Conscientemente no, de verdad he disfrutado de la obra y me ha hecho pensar. Y por postureo no habría estado 27 minutos en una sala. Inconscientemente, quéséyo, por eso se llama inconsciencia ¿no?

///——–///


Hace un porrón de años hice un trabajo sobre Edward Hopper del que me siento tan orgulloso que lo menciono en cuanto puedo, de aquella dije que “mientras” era la palabra que definía su pintura, que nunca estaba “a punto de suceder” ni “acaba de ocurrir”, el profe lo tradujo como “inquientante cotidianeidad”. Desde entonces no sé si lo que sucede es que siempre veo esa cotidianeidad en cualquier obra o que realmente tengo un interés especial por las que exploran ese aspecto de la vida.

///——–///


¿Y acaso no se obtiene la misma reflexión sentado en el parque viendo el agua pasar, el agua de verdad no el de un vídeo? No podría explicarlo, pero las cosas cambian cuando les pones un marco. Lo vemos en la fotografía, aquello ya estaba allí, pero el marco te obliga a mirar.

///——–///


dientesHace unos meses compré una pieza de Jonás Fadrique, que a mí me parece otra reflexión sobre lo cotidiano, comer cristales, aunque fue la forma, la potencia, incluso lo desagradable lo que me atrajo de la pieza. Este texto no es más que parte del plan para que Jonás se haga famoso y pueda subastar mi obra en Sothebys.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s