Los hijos de los indies

Indie, ¿y eso qué es?. ¿Independiente?, ¿ independiente frente a multinacional?,  ¿independientes del gusto del público?, en plan ahí tenéis eso si os gusta bien y si no también, por oposicion a la música de masas, al mainstream. En aquellos noventa aparecer en determinada página del catálogo de Discoplay, o el de Tipo, también te otorgaba el distintivo.

La definición la dio Ordovás, simplemente la ola de grupos nacidos en los noventa tras apagarse “la movida”. Años de grandes festivales y pequeños conciertos, asistir a un directo o comprar un disco por militancia, sin conocer al grupo, solo porque era de Subterfuge o de Siesta, Los Selenitas, Mastretta, Fromheadtotoe, Sexy Sadie, Chucho, Undershakers, … Para mí el indie fue una forma de disfrutar mucho de la música, sin tener ni idea de música, lo pasábamos bien y, estúpidamente, te sentías parte de algo.

Pero pasa la vida y de la noche a la mañana, música es cantajuegos, un lamentable dejarse ir te impide ver alternativas a tararear sin pausa elarcadenoé.
108466_102366[1] Los niños se han enganchado con algún disco nuestro y el recopilatorio de pop ochentero que les trajeron los reyes es un exitazo, pero da reparo niños de ocho años cantando “el ron y la cerveza harán que acabes mal”.  ¿Dónde está la música “para todos los públicos”?, el equivalente a ver Hora de Aventuras, Gumball o Toy Story.

Hace tiempo descubrí Abezoo, de Javier Aramburu  autor de las mejores portadas indies y miembro del mítico Family, lo he regalado ya tres veces y volveré, quizás en la madurez de los indies haya una puerta.

Y fue un hallazgo Colúmpiate, un libro disco de Pilar Román y Enrique Sierra, revisiones de clásicos infantiles con gancho, malicia y electrónica, son de otra generación, pero no estropeéis el título por menudencias.

Por fin hace unos meses conocimos Petit Pop, el supergrupo de Mar de Pauline en la Playa, Lara de Undershakers, Cova de Nosoträsh y Pedro de Penélope Trip, que al ser mpadres se dieron cuenta de que el burrito pepe ya huele y que puede haber música para todos los públicos, original y divertida. Además, un grupo formado por retales de otros nos gusta mucho a los indies, es tan importante saberse las canciones como las biografías.
El concierto que dieron en el Pasaje Gutiérrez dentro de Veral fue una chulada, familiar y adictivo, los  indie-papás ya nos las sabíamos todas y los niños se las aprendieron sobre la marcha, con himnos generacionales, hits, temas cómplices y letras pegadizas, pop, indie …

Por supuesto fui con mi añeja camiseta de Pauline en la Playa, y cuando Mar lo vio y me dedicó una canción, ¡vaya subidón!, y es que los indies somos así de tontucos, no basta con que te gusten las canciones, tienes que demostrar que tú más, mejor y desde antes. Y como mis hijos también son un poco tontucos a veces, hay posibilidad de idilio musical 😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s