peli y teatro

Si se ve una película en casa, a través de un reproductor de DVD, ¿es cine?. No sé, lo llamaré peli.

El caso es que el pasado viernes vimos una película excelente, Blackthorn, dirigida por Mateo Gil y protagonizada por Sam Shepard y Eduardo Noriega. Un western ambientado en el altiplano boliviano.
Cuanto mayor me hago, y asumiendo que las generalizaciones no son buenas, más me gusta el cine “de género”, salvo excepciones es el que más cosas es capaz de contar en contraposición al cine de autor que necesita explicarlo todo, mientras que en los géneros ya sabes parte, entras a la peli conociendo los código, los clichés y el relato se hace mucho más ágil.

De siempre me ha gustado el cine negro, con gustos especial por la “América Profunda”, como Sangre Fácil, Terciopelo Azul o Una Historia de Violencia (qué tres), por supuesto el cine de aventuras me entusiasma, pero cada vez más es en el western donde más donde más historias interesantes encuentro, el que más disfruto. Aunque parezca mentira este verano vi por primera vez El Hombre que Mató a Liberty Valance y me quedé con la sensación de que había visto una de las grandes películas de la historia.

No es tanto como aquello pero Blackthorn pero es estupenda, los clásicos personajes con “conflictos cerrados en paisajes abiertos”, la historia de amistad de dos hombre con oscuro pasado, y presente, en un paisaje sin fin. Entretenida, acción, personajes, paisajes, poco más se puede pedir a una película.

Es curioso como el cine español, que tantas y tan merecidas críticas recibe, dé tantas veces en el clavo con el cine de género, entre decenas de dramas sobre la guerra civil y de comedias románticas que no son ninguna de las dos cosas, aparecen ejemplos brillantes en el terror, como REC o Los Sin Nombre, “thriller, como La Caja 507,  Celda 211 es ya una de las grandes películas del subgénero carcelario, en la comedia adolescente están los grandes taquillazos de los últimos años, Amenábar es un maestro del suspense, Calparsoro creo que ha hecho estupendas películas de género y todo el cine de Álex de la Iglesia que combina los géneros con su fuerte personalidad.

Y el domingo pasado al teatro, en familia para ver “El Quijote para los Niños”, sin saber muy bien qué íbamos a ver nos encontramos con un escenario en el que había una sábana como fondo y un perchero y dos caballitos de juguete en primer plano.

Dos actores contado una extraña historia sobre cómo un mecenas de Miguel de Cervantes pidió un resumen de El Quijote para después intentar representar toda la novela en un hora aprovechando aquel texto. Muchas risas, mucho ingenio para entre dos actores, a pecho descubierto, tenernos una hora y media atentos, entrenidos, divertidos.

¿Para niños?, pues tiene trampa, la historia se ha estado representando por muchos sitios como “El Quijote, La Historia Secreta” y en una sorprendente operación comercial en Valladolid la convirtieron en “para niños”, y no lo es, es una obra para todos los públicos, cada edad, cada persona, entiende cada escena, cada frase a su manera, los niños se lo pasaron en grande pese a la decepción inicial por no ver el habitual escenario coloreado y a Don Quijote con su yelmo y su celada.

Me alegré mucho de haber ido, está muy bien que poco a poco los niños vean otras formas de narrar historias, y más cuando es divertido.

Un avance aquí: http://www.youtube.com/watch?v=X6yu8fF38Ck

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s